viernes, 1 de julio de 2011

De los encuentros sorpresivamente agradables

Pero antes algunas noticias, Edier ( el colaborador del blog) encontró trabajo y anda bastante atareado en capacitación así que no me ha podido pasar su texto. Además le movimos bastante a su compu y por un tiempo estuvo fuera de línea.
Ahora, en el tema de los libros me llevé hoy una muy grata sorpresa. Caminando por el centro con Maricois llegamos al pasaje Condesa a mensear con los libros y me encontré uno bastante interesante del cual no tenía noticias de su existencia.
Se trata de "La cultura, ese blanco móvil" de Mario Benedetti. Un libro bastante raro por varias causas; la primera: sólo existieron 3000 ejemplares y no he encontrado datos acerca de alguna segunda edición o reimpresión. Otra de las curiosidades del libro radica en su contenido pues recopila textos de M. Benedetti de conferencias, ensayos y artículos de prensa.
La temática me pareció además cautivadora: la cultura como algo vivo, huidizo y hasta indefinible. Hasta dónde he leído del libro, Benedetti fijo posturas bastante fuertes sobre política, exilio (le tocó vivirlo) y cultura.
Si tienen la posibilidad de conseguirlo y leerlo, estoy casi seguro de su satisfacción. Hablando del lenguaje expresa "Lo cierto es que la actitud transgresora ha sido siempre algo improtante para el arte, ya sea por lo que sugiere como por lo que moviliza.", esta clase de afirmaciones viniendo de un poeta resultan interesantes por sí mismas, cargadas con la historia de vida de Mario Benedetti pueden servir para entender mejor su obra y hasta su exilio.
En definitiva un libro de esos, que cuando se encuentran, no deben dejarse de lado. Ah! Es de Editorial Nueva Imagen, 1989 ISBN 9683901778.

domingo, 19 de junio de 2011

Como reportar pornografía infantil (urgente)

Sé que no es el motivo de ser de este blog pero justo ahora lo veo como necesario.

En Twitter justo ahora algunas de las personas que sigo están reportando pedófilos, el problema es que con los métodos que están usando advierten a los mismos pedófilos con las menciones.
Para poder hacerlo sin advertirles no deben mencionarlos en su TL, si lo hacen a los mencionados les llegará una notificación hasta por correo.
Para hacerlo pueden usar un servicio de acortamiento de urls como tinyurl www.tiny o bien pedirle a sus contactos por DM que hagan la denuncia.
Así el pedófilo no se enterará de que está siendo reportado, podrá ser rastreado y posiblemente hasta juzgado por lo que promueve.
Las páginas para poder hacer las denuncias son:

http://www.protegeles.com/ y
www.pedofilia-no.org

Espero sirva de algo.

Y por favor, no generen tráfico a sus cuentas o las harán más relevantes y otros tipos iguales podrán contactarlos y generar vínculos. Si entras a su TL para confirmar lo que hacen puedes checar a sus seguidores, seguramente ahí encontrarás más tipos que puedas denunciar.

Actualización:

Esta liga explcia que hacer dentro de twitter para casos similares:
http://tinyurl.com/twetdenuncia

jueves, 16 de junio de 2011

Un poco de historia con dibujitos

Bueno, no tan a la Rius pero sí graficado todito. Es lo que podemos encontrar en el Palacio de Cultura Banamex, tan sólo a unas cuadras del Palacio de Bellas Artes, sobre la calle de Madero. Miles de personas pasan todos los días frente a él, pero lamentablemente son pocas las que entran.
Pero entrando al tema; la conquista del nuevo mundo fue material, política, económica, espiritual y moral. Afortunadamente la creatividad no fue sometida totalmente, aunque debo aceptar que las influencias europeas se hicieron más que visibles en el arte novohispano. Estas influencias, regionalizadas las podemos ver en la expo actual del mencionado palacio cultural.
Abordando la temática de las identidades compartidas por los pueblos colonizados, expresadas en arte pictórico religioso, vemos una historia alterna de siglos. Influencias de distintas escuelas, filtradas y reinterpretadas por las mentes de los artistas americanos.
Se dice que la identidad se forma en contacto con los otros, pero se refuerza con el autoconocimiento, por lo mismo en esta exposición no todo es compartido y los regionalismos se hacen visibles, tal es el caso de las estrellas metálicas sudamericanas o la idealización de la maternidad (eterno edipismo) mexicano.
La identidad latinoamericana como tema, la pintura como medio, la religión como pretexto, el PCB como marco: en definitiva una expo que catalogaría como imperdible en la ciudad de México.
Si no has ido puedes tomarte tu tiempo pues estará en exhibición hasta el último día de agosto, pero si un día estás por el centro date una vuelta dentro del PCM y no te arrepentirás; el recinto además cuenta con guías bien capacitados y (hasta donde mi curiosidad ha llegado) pacientes. A diferencia de otros espacios, como el irónico museo de la tolerancia, no existen peros para dejar pasar a nadie, cuenta con un guardarropa seguro y personal bastante amable.

Para visitarlo: te recomiendo que lo hagas en una tarde calurosa (tenemos muchas ultimamente) y la frescura del recinto te parecerá una maravilla, procura no pasar de los límites marcados a treinta centímetros de las paredes por protección de las obras. Si quieres llevarte un recuerdo de la tienda serás asesorado oportunamente, eso sí, los precios son algo elevados para algunos artículos así que alejate de las artesanías. Las fotos no están permitidas, tampoco el video pero la bibliografía relativa a la investigación y recopilación de obras no resulta caro si tomas en cuenta el valor historiográfico de la misma.

Puedes conseguir más información en http://www.pinturadelosreinos.com/exposicion.html

En calificaciones:
Espacio: 9 (los friolentos pueden no sentirse cómodos y tiene pocos sitios para sentarse)
Personal: 9
Accesibilidad: 10 (totalmente adaptado para personas con discapacidades motrices)
Entrada libre
Obras: 100% recomendables.

lunes, 13 de junio de 2011

Música para corazones encerrados


Cuando los primeros hombres realizaron las primeras impresiones artístico-culturales en las laterales de las cuevas que ocupaban plasmaron su diario vivir en modo grafitero bastante primitivo, hace algunas décadas la moda del grafiti volvió a las paredes de las ciudades; pero en cuestión musical hubo quien armó grafitis urbanos melódicos.
Humano, demasiado humano se convierte en urbano demasiado urbano en las letras de Rafael Catana. En el disco La Rabia de los locos, esa voz de tan cruda única y el amor por la ciudad en todas sus monstruosidades nos hace repensar la mirada de lo urbano.
Recomiendo este disco (también pueden descargarlo de la red) para todos aquellos que quieran experimentar otra forma de ver la ciudad, sea cual sea la forma en que la vean ahora. Los elementos que forman a la ciudad son los mismos que construyen las canciones del Catana (pa' los cuates) pasan por las fronteras de central camionera, carreteras nocturnas, acopio de fe a medio desastre, miedo - odio al sistema citadino, con el corazón hecho pedazos con ilusiones de reformarlo y luces de neón para reocupar las ciudades.
Canciones como La rabia de los locos, Sitios y Cielo azul y te estoy perdiendo son las más representativas del disco, al menos las que más representan algo en mi memoria musical.
La recomendación viene a cuento también para invitarlos a escuchar el programa del Catana en Radio Educación los jueves a las cuatro de la tarde y al concierto en beneficio de una buena causa el 10 de julio en el Alicia (prometo subir bien los detalles después).

La rabia de los locos
Rafael Catana 2001
Grabaciones Alicia

martes, 7 de junio de 2011

Vargas Vila

Hoy me he sentido especialmente antisocial y malhumorado, pero bueno ya pronto iré a dormir, y antes, como había prometido, escribiré un breve resumen sobre un libro que en su momento me enamoro, y me lleno de una energía muy especial. El libro se llama La demencia de Job, es del escritor colombiano José María Vargas Vila y es muy raro, también curioso, este libro llego un día a mi casa por medio de mi madre, la cual le gusta mucho Vargas Vila.
La historia trata sobre un muchacho llamado Lucio Poveda, que vive una vida tranquila junto a su madre en una finca grande aislada del pueblo. El cura de la iglesia va a la casa debes en cuando, y es el único que se atreve acercarse y ademas, a entrar, pues en el pueblo corre el rumor de que la casa esta maldita, luego, cada vez que el cura visita la familia Poveda trae noticias sobre el pueblo y la ciudad y cuando se va se lleva consigo regalos que le son otorgados en forma de agradecimientos, por visitarlos y mantenerlos comunicados. Pero un dia llega una nueva familia, extranjeros y viven a las orillas del pueblo por lo que van a buscar a sus vecinos mas cercanos, los Poveda. Es una mujer con su hija, huyendo de Inglaterra, queriendo formar una nueva vida en América. Una niña hermosa de cabellos de oro y ojos azules como celeste es el cielo, la piel blanca como la nieve y en su aroma se siente la pureza de los angeles, en esta parte Vargas Vila demuestra su amor, por ese tipo de mujeres europeas y de bellas formas como en los cuadros de Botticelli. Los jovenes se comprenden y terminan enamorados, pero el día en que Lucio le va a pedir la mano a la bella muchacha, pero la madre con una cara de tristeza le dice que no esta y que no la vuelva a buscar jamas. Desesperado por no entender el repentino cambio en sus vecinos, regreso a casa y le contó a su madre la tristeza y confusión que le embargaba, a lo que ella le respondió que tuviera paciencia y que las cosas serian distintas al día siguiente, pero lo cierto es que nada cambio y pasaron los días, desesperado por saber el motivo del repentino abandono, cuestionaba a su madre a diario, y poco a poco se sentía cada vez mas desgraciado, pues su madre intentando protegerlo de un dolor a un mayor, no se atrevía a contarle que su padre había tenido lepra a la edad de treinta años, y que se había recluido en la casa hasta el día de su muerte. Después de un tiempo Lucio se entera de por que las inglesas evitan su casa, y entra en un estado de depresión, al conocer que su padre había tenido lepra y que había terminado con su propia vida. Lucio recordaba haber visto a su padre de vez en vez y siempre envuelto en telas desde la cabeza a los pies, sin dirigirle nunca la palabra a el niño que lo veía extrañado . El cura sigue visitándolos y le convence a Lucio para que dedique su vida a Dios y tenga una vida libre de pecados, aceptando, Lucio se va a estudiar la carrera eclesiástica, y pasaron muchos años sin ningún síntoma de la enfermedad, pero a los treinta y como cumpliéndose una profecía, el mal se presento y despertando al parecer de un sueño, Lucio creyó que había desperdiciado su vida en un amor estéril hacia Dios y que aborreciendo su juventud y la vida, se había recluido por su propia voluntad en su propio infierno. Se regresa a casa maldiciendo la vida que había llevado de
castidad, pura, lejos de los pecados mundanos de la ciudad, sin conocer jamas el amor de una mujer. El mundo es incomprensible, y un día como llamada por un destino llega una niña huérfana, pariente de su familia, y la madre de Lucio la acepta en su hogar. La muchacha se enamora de Lucio al sentir de alguna forma su dolor, y escuchar los poemas que el recitaba por las tardes en soledad sin sospechar que alguien le escuchare.

Un libro bueno y ejemplar, nunca he visto un tipo de escritura como la de Vargas Vila que logra expresar los sentimientos de una manera maravillosa, a veces por la filosofía que albergan los libros de Jose, me recuerda a Nietzsche. El final es de esos que a a mi me encantan por ser tan inesperados y a la vez tan certeros. Increíble, se los recomiendo. Si lo leen, espero que puedan volar sin despegarse del sitio. Saludos.

lunes, 6 de junio de 2011

Mad se presenta.

Hey!
Buenas noches compañeros taciturnos, que tal, como les va comunicándose con los demás humanos, y es que estamos tan enfermos que yo casi no salía de mi casa durante varios años, pero al fin desde ayer me he animado a hacerlo, aunque por desgracia ayer mismo casi me atropella un carro, y debo decir que lleva el diablo adentro el señor, por que si no me quito por los pelos nos estaría contándoles algo aquí, pero bueno hoy ha sido un poco mejor, he vuelto a salir con un compañero un nuevo migrante que viene y que va de mi casa, el Abajo firmante, y les juro que me ha ido mucho mejor, fuimos a unas cuadras de mi casa y todo ha resultado bien. Bueno pues al fin, creo que soy de esos tipos que yo no sabia que existían, y en los que seguramente me encuentro diagnosticado, los bellos chicos hikikomori, claro todo esto con ironía, por que de bellos no creo que tengan mucho ni yo tampoco, pero lo principal aquí es que he leído algunos libros durante mi reclusión voluntaria, de los cuales me encantaría hablarles y compartirlos con ustedes compañeros.

Nota del Abajo Firmante: Mientras Mad está preparando la cena subí su texto de presentación. Al rato vemos que más subimos.

viernes, 3 de junio de 2011

Nueva administración

Como este blog estaba de abandonado lo siguiente de mi parte. Hablando con un amigo decidimos que podíamos mantenerlo a cuatro manos y de esta manera será más fácil que yo me aparezca por aquí. El nuevo autor promete mandar por la noche un texto referente a un libro que no he leído pero espero quitarle en la semana.
Buena lectura a todos.

lunes, 14 de marzo de 2011

Como los luchadores pero de papel y japos.


Imaginen, quizás debo decir recuerden, una de esas peleas de luchadores de plástico, con los brazos abiertos y en postura de foto gandalla. Creo que aún los venden en algunas ferias, pero dudo que existan muchos niños fanáticos de estos juguetes.
Pues bien en Japón (Dios los ayude con lo que están pasado por el sismo) existen juguetes similares, que además dan funciones de lucha y concentran a grandes grupos de fans. Se llaman Kami Robos y fueron creados por Tomohiro Yasui hace más de tres décadas. Con el tiempo los fue mejorando en cuanto a resistencia y les creo un mundo propio.
Cada personaje es especial, tiene sus "poderes", gustos, técnicas y personalidad propios. Se asocian en grupos de interés y técnica específicos y en su interacción han generado toda una historia de peleas y alianzas.
Lo que me pareció más interesante de esta expo fue el hecho de que no se enfoca en el objeto sino en lo relativo al "uso y vida de la obra"

Estará en el museo del Chopo hasta el lunes 21 de marzo y no pueden dejar de asistir. Si aún alcanzan, en la taquilla regalan unos sobres con estampas coleccionables de diversos Kami Robos.

En cuanto a accesibilidad le damos un 10 al museo, en servicio y atención de los empleados/custodios un 8 y a la obra por lo divertida e interesante un 10. También existen otras expos bastante interesantes en el mismo recinto. Les recomiendo tomar el elevador hasta el nivel 3 y dejarse llevar por la gravedad hacia los pisos inferiores.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Museo de la Estampa

A unos pasos de la alameda central, cruzando la calle de Hidalgo se encuentra la plaza de la Santa Veracruz. Ahí encontré alguna vez una fuentecilla que me pareció encantadora y varios ambulantes que al parecer huían de un operativo o tenían algo así como una asamblea.

Hace unas semanas pasaba por ahí y me sorprendió ver la plaza que recordaba tan linda en condiciones de abandono. Me senté un rato a contemplar los edificios y luego me decidí a entrar al Museo Nacional de la Estampa (MUNAE).

El edificio es una invitación a no entrar, pero el interior resulta hasta cierto punto maravilloso. El espacio fue construido para durar y ha resistido de todo. Es sobrio y modesto, casi discreto por compromiso pero encantador.

Dos cosas me parecieron resaltables del museo: el vitral del techo y la atención recibida por los custodios.

Diría que el museo se gana una puntuación buena en casi todo, sin embargo pierde mucho por su poca accesibilidad para personas discapacitadas.


Volviendo

Por cuestiones técnicas no había podido subir nada a este blog, sin embargo he visitado varios sitios y les he tomado nota. Esta semana comienza el curso de arte contemporaneo y estaré un poco m´s preparado para hablarles.

En otros temas, he dejado el cigarro y otros vicios por una crisis de asma que casi nos deja sin blog, Neno ni nada.

Prometo subir al menos de dos museos la info hoy en la noche.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Notas heréticas para un museovisitante

Hoy pensaba platicarles un poco del Museo de la Estampa, pero recapacité y me caí en la cuenta de que no hemos puesto en claro qué hacer y cómo hacerlo en los museos. Como este blog está escrito desde mi experiencia les dejo mi manual personal para la visita a los museos.

Antes que nada debemos entender que una obra de arte es como un calzón de puta. Puede o no ser estética, pero siempre será inquietante. Fue hecha para provocar, permanecer un tiempo en la memoria poética y ser disfrutada con cierta intimidad. Para que la obra impacte, al igual que la prenda mencionada, le resultan más convenientes los ojos vírgenes que las miradas criticonas o llenas de envidia. Entre bueyes no hay cornadas, dicen en mi pueblo, y creo que entre los artistas debería aplicarse una regla similar (pero no voy a hablar hoy de eso).

La primer regla en un museo, cualquier museo es guardar (el) silencio. Lo pongo emparentesizado porque creo que el silencio debe guardarse en el bolso y dejarse en paquetería. Si se entra a la sala con ganas de preguntar, reír o comentar se lleva la de ganar contra el miedo clásico que solemos tener a los museos.

Como segunda regla básica, que casi siempre intento aplicar, está la de apagar el mundo y encender el cerebro. Está más que claro que no todo lo que veamos nos va a gustar; en este detalle radica parte del encanto de asistir a un museo. El poder cuestionarnos un poco acerca de porqué nos gusta o no determinado asunto es, por lo general, un sano ejercicio mental.

La tercer regla es la más sencilla pero quizás también la más difícil de cumplir: leer. Lean los títulos e información de las obras. Si bien es cierto que el arte cuando necesita ser explicado no está expresando adecuadamente, a veces es cierto que una referencia puede terminar de llenar el espacio mental que destinamos a la obra.

La definición formal de un museo es: "Institución permanente, sin fines de lucro y al servicio de la sociedad y su desarrollo, que es accesible al público y acopia, conserva, investiga, difunde y expone el patrimonio material e inmaterial de los pueblos y su entorno para que sea estudiado y eduque y deleite al público.". Como ven, un museo debe ser siempre un sitio amigable, dejar de visitarlos no tiene justificación y cuando asistan recuerden que preguntar es una opción pero cuestionarse siempre debe ser una obligación.

lunes, 31 de enero de 2011

Montevideanos, Mario Benedetti

Para muchos Mario Benedetti fue el poeta de lo cotidiano. El escritor
que retrataba la vida del ciudadano de a pie, del burócrata no
kafkiano, de las situaciones naturales que podrían ocurrirte a ti o a
mí en cualquier momento.
Este sábado había quedado en acompañar a la comadre Malquerida a una
fiesta o algo así. Su hija, Laura, pasaría por mí al metro y me
llevaría al lugar del festejo; tuvo un retraso y mientras la esperaba
decidí hacer tiempo en el centro cultural José Martí. Frente a este
sitio encontré dos cosas que me parecieron más interesantes que la
Expo del interior. Una banda de rocanroleros me obligó a entrar en
ritmo y quedarme a pesar del sol. Algún tipo evidentemente pacheco
bailaba con una señora que en ese momento revivió su juventud
setentera bailando y coreando canciones que, debo reconocer, nunca
había escuchado.
A un costado del público estaban atentos dos azulados servidores de
seguridad pública y junto a ellos el segundo elemento que me pareció
interesante: un puesto ambulante de "libros de viejo". Entre los
libros descubrí uno que hace tiempo había querido tener pero por
presupuesto u olvido no había podido incorporar a mi patrimonio,
Montevideanos de Mario Benedetti.
El precio, bastante accesible, medio salario mínimo. 152 páginas con
casi una veintena de cuentos de los cuales solamente había leído un
par. Me decidí a comprarlo y comencé a hojearlo mientras esperaba a
la señorita Laura. Terminé sentado en el andén del metro leyendo dos
o tres cuentos mientras la comadre se decidía a llegar.
Debo decir que el libro no es lo que esperaba, sin llegar a
decepcionarme. Las historias son variadas, viajan de la ternura a la
insolencia. Tocan con mucho tacto la sensibilidad del lector y hacen
su parte como radiografía de los habitantes de Montevideo, o al menos
de como me los imagino al leer a don Mario.
Quizás el cuento más tierno es el de la desilusión del niño que
tras mucho desearlo puede conocer al fin el espectáculo de los payasos
en circo y termina llorando por la mirada triste de quien regala
alegrías para ganarse tristemente el pan de cada día.
La despedida de soltero de un oficinista me recordó un poco ciertas
vivencias e historias de burocracia y borracheras; de amores y
esperanzas. Los trastos como motivo para revelar el secreto mejor
ignorado de un cornudo será por mucho uno de mis favoritos. La
señorita del servicio domestico temerosa de la mirada inquisidora de
la patrona, el azul, los niños, la oficina, la vida cotidiana para
acabar pronto, es el tema del libro.
El estilo es tan variable como las situaciones presentadas, sin dejar
de tener el toque conocido de Benedetti para decir mucho escribiendo
de lo que para todos es la nada.
Quien quiera leer esta colección de cuentos no debe esperar un texto
introspectivo como La Tregua, ni una critica suave a la vida como el
La borra del café. La poesía, quizá el género por el cual es más
conocido Benedetti no aparece en verso pero si en guiños sutiles que
no por eso pasan desapercibidos al lector.
Recomiendo este libro, principalmente porque no es El Libro con
mayúsculas del poeta, pero sí con las triviales minúsculas de quien
escribe sin pretenciones y con observación. Si ustedes, queridos y
escasos lectores, quieren un poco de aquello que viven pero visto
desde las letras de quien no lo minimiza seguramente les parecerá
agradable la lectura.

Recuerden que todos los comentarios, mentadas y similares son
bienvenidos.

domingo, 30 de enero de 2011

Presentando

La ciudad más grande y contaminada del mundo también es la ciudad con mayor número de museos y galerías en el planeta. Aquí decidí vivir y para no sufrirla decidí también aprovecharla para combatir la ignorancia, la propia quiero decir. Así que para lograrlo me puse un reto: cada semana leer al menos un libro, ver una película o escuchar un disco que desconozca, asistir a un museo o galería y si es posible volarme a algún evento con los ojos del ignorante que soy y hacer una reseña al respecto. De la mejor forma en que me sea posible omitiré aquí detalles aburridos de este reto y mantendré una opinión siempre mala de todo lo que vea. Quiero tomar esto como un ejercicio, y hablar aquí de todo desde el punto de vista de un tipo que ante todo no sabe nada.
Divertido. Creo que así me imagino el reto ahora. Después ya veremos como se complica o facilita el asunto.
Aclarando algunas cosas debo advertir que las fotos que suba, espero cambiar pronto esto, serán tomadas con la camarita del cel; cuando el tiempo marque el paso de mis actividades les comentaré y haré los posts desde el metro si es necesario; no tengo formación de periodista ni grandes conocimientos de arte, por lo mismo escribiré desde mi ignorancia y pensando como el chilango accidental de a pie que soy. Orden y congruencia entre un evento y otro será lo que no prometo, tampoco me comprometo a que les guste lo aquí vertido pero espero que al menos les provoque criticar y verificar lo que yo diga asistiendo a los museos o eventos.
Esta noche subiré el primer texto, tengo pensado que sea sobre un libro que leí en la semana o alguna de las galerías que visité en la semanita de concha que ha pasado.
Por ahora es todo y comenzare mi caminata nocturna para poder pensar en el paquetito que me acabo de aventar con el blog.